lunes, 19 de enero de 2009

Mi Sol tiene cachaba



Aquella noche me senté en tu cama.
Estabas cansado y viejo, muy cansado.




Te sentaste a mi lado, cabizbajo, pálido.
Observé el simpático bastón tan labrado,
con figuras de la baraja: Sota, Caballo... Mi Rey.
esa cachaba linda que te regaló papá.

Me miraste y en tus ojos, esa tortura rota,
Esa súplica de verdad.

Esto que tengo no es bueno cariño..”
No supe distinguir si era pregunta, sentencia, o duda.

Apenas pude mirarte, a mí también me dolía.
Estoy aquí abuelo

Acaricié tu pierna, la causante de tu sempiterna cojera.
La que tantas noches masajeé... aliviando ese dolor sordo que provoca el cáncer.
Esa herida sin localización
que salpicaba con su sangre imaginaria a todos los que te amaban.

Me tomaste por el hombro,
me acercaste a ti,
besaste pelo.
Y sentí cosquillas en mi frente al roce de tu bigote,
siempre perfecto y recortado.


Incendié mis lágrimas,

el frío no te convenía.

Una semana después, me despedí de tí,
mi muñeco dulce y cascarrabias.
Aquel verano... fue terrible sin mi compañero de correrías.

Han pasado algunos años,
y sigo guardando tu bastón, tus tirantes, el tabardo
...Y esos Puritos Reig,
que me traen tu aroma y nuestras trastadas...

16 comentarios:

roxana dijo...

Lei tu pensamiento y relato y me emocionó pues lo vi a mi padre, en vez de tu abuelo. Muy parecido. Tambien tengo su baston y sus miles de recuerdos!!!!!! Con respecto atu respuesta en mi blog de la niña de 12 años. Aunque me entere que el video es del año 1992, por algo se esta haciendo circular ahora y es el AHORA LO QUE VALE. Como decis hagamos ruido,!!!!!!!!!y levantemos la energía y el deseo para que se haga realidad aunque sea dentro de unos años mas!!
Un beso
Roxana

Navegante Del Alma dijo...

Cuando alguien escribe anécdotas de sus abuelos produce en mí una rara sensación ya que no tuve ningún tipo de compinchería con los míos. Simplemente no se dió.
Tu relato es bello aun en su dramatismo, algo de envidia me produce tu relación con él, no tengo esa experiencia y es una pieza que falta en mi rompecabezas.
Me gustó encontrarme con una mujer que se busca...besos.

Gabiprog dijo...

La complicidad y el calor saltan generaciones. Incluso en sus silencios.
Hay abrazos que no deben olvidarse.

Besos!

MARIO ALONSO dijo...

Has invocado mis lágrimas y mi admiración por ti, por tu belleza interior y tu generosísimo corazón.

Tu abulo, desde allá donde se encuentre, estará sonriendo, orgulloso de una nieta así.

Eres un cielo, amiga. Besos.

Tata dijo...

mi niña linda ...

Qué orgulloso tiene que mirarte abuelito desde su rinconcito del cielo, diciendo: es mi nieta, la que con tanto amor escribe es mi nieta.

Eras la nieta pequeña, y sin embargo, supiste entenderle mejor que nadie, mejor que muchos "adultos".

Soportaste con entereza su deterioro físico y su dolor, consciente que las penas compartidas duelen menos.

Tu complicidad con él era mágica, y vuestras partidas de cartas, un momento de relax en su lucha cotidiana contra el cáncer.

Le hiciste tanto bien ... tal vez no te dieras cuenta, pero cada momento de complicidad contigo valía más que cualquier medicina.

Yo también le echo de menos.

Sólo me queda el consuelo del único gran regalo que pude hacerle: conocer a su único bisnieto, tu brujillo.

Ha sido precioso, como todo lo que escribes: triste porque añoramos su presencia y cálido por el cariño con que es recordado

Te quiero, mi vida, eres un ángel.

Besos para mi niña linda.

TORO SALVAJE dijo...

Que pena me ha dado.
Lo siento.

Saludos.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Estos caminos me han traido hasta aquí y fue muy grato. Inmenso amor y ternuna en tu relato.
Un abrazo grande y seguro volveré a visitarte.

Ayshane dijo...

Muy bello...

besitos grandotes...

Alatriste dijo...

Amiga, me desnudas el alma con tus palabras. Eres puro sentimiento, puro amor, en este caso por tu abuelo. Yo sentí algo parecido por mis abuelos maternos y puedo entenderte de maravilla. Así que conservemos su recuerdo ahora. Hagámoslos inmortales en nuestro corazón. Si te agarró la melancolía, mucho ánimo y recuerda que me tienes de tu lado de forma incondicional. Un beso enorme.

María dijo...

Auténtica ternura en tu post has transmitido con tus palabras hacia tu abuelo, me ha parecido muy sensible y profundo, seguramente lo haya recibido él desde donde se encuentre y sienta felicidad.

Me voy de tu blog con un sentimiento profundo, el que tú nos has transmitido hacia tu abuelo, gracias por este bello post.

Besazos.

María Diez dijo...

Siempre he sentido el no tenr relacción con mis abuelos, me crié lejos de ellos y apenas les ví.
Creo sinceramente que es una pieza clave que me falta en mis afectos.
Mi hija se ha casado con la alianza de mi madre y en su boda las únicas palabras que dijo, fueron para recordarla y para decir a todo el mundo la relacción tan especial que habia tenido con ella.
Y fuí feliz.
Bellas palabras las tuyas y hermosos sentimientos.
Un beso.

Y si amo a la montaña, es más, la necesito.

fredoomlady dijo...

me encanto tu relato... muy bello y emotivo...
coehlo a mi tambien me encanta deja mucho despues de leerlo...

yo estoy muy bien aki por la vida jeeje disfrutandola al maximo.

me perdi arto tiempo espero k este año academico no me absorva tantito.. jejje saludos...

mia dijo...

Tú no sabes el frío

que me congela las

lágrimas que no salen

en este momento....

Sublime,te quiero

besos

Nel.la dijo...

Recuerdos... yo perdí hace un año al materno, y hace dos años y medio al paterno.
A los dos los quería muchísimo, pero con el paterno tenía una relación muy especial. Él me quería mucho y me comprendía, y ambos éramos muy similares: mirada de niño eterno, risa y lágrimas fáciles, y un gran amor por el arte. Él, aún en su avanzada edad, seguía sin comprender las cosas malas que suceden en el mundo y seguía maravillándose por las pequeñas cosas... y eso me emocionaba. En él me veía a mí, y así ya no me sentía tan rara.

También estuve con él hasta el final (cuidé muchas tardes de él), y cuando el final se acercaba, llevé el piano al lado de su cama y le toqué unas canciones (adoraba la música), y también le pinté un pegaso violeta para que le llevara cabalgando hasta el cielo (le encantaban los caballos), y le escribí un poema al dorso. Él no podía hablar, pero vi amor en sus ojos. Lo enterraron con él...

Vaya, siento haberte contado todo esto, pero es lo que me has traído, irremediablamente, a la cabeza.

Me encanta que te llevaras tan bien con tu abuelo. Es muy bonito.

...y si mi abuelo murió siendo aún un niño de mirada y de corazón, ¿cómo vas a permitir que tu duende se escape? No, eso nunca debe suceder. Salta todo lo alto que haga falta para alcanzarlo, incluso créate unas alas para llegar a él.

Eres un encanto.
Un abrazo muy fuerte.

María dijo...

Vengo, de nuevo, al color de tu sol.

Besos.

My dijo...

VEN.

estoy llena de lágrimas.
yo nunca le conocí,
ojalá hubiese podido compartir esas mismas palabras.

me remueves como nadie.

tengo un nudo en la garganta.
me habría gustado cambiarme por ti
y tener un bastón como el tuyo
al lado de mi cama.

gracias por toda la magia,
te abrazo pequeñita.

te abrazo y me quedo a tu lado.
no me voy.