sábado, 20 de septiembre de 2008

¿Afónica?





Mentiría si dijera, que en los últimos meses mi vida ha sido estática.
He girado de manera desconsolada, tanto que aún me mareo si lo recuerdo.
No soy capaz de reponerme de esta afonía selectiva que me impide solicitar auxilio, ayuda. No soy capaz y sigo recurriendo a la comida, para paliar mis miedos, aún a sabiendas que lo único que logro es dar paso de cangrejo.

Existen meses buenos en los que mi fuerza de voluntad adquiere gran presencia… pero estos últimos han sido tan tremendos…

… y sigo sin “querer/poder” distinguir hambre de ansiedad, y sigo sin rumbo.

… y mi libro de magia, se esconde a mi paso, y no puedo utilizarle para fabricarme unas alas transitorias.

… y sigo tirando la comida una vez digerida. Y sigo vomitando sin provocar, y se me escapan el último beso de mi sobrino, y el abrazo en pleno tejedelo de mi chico.


Y se ahogan también las últimas tardes con mis amigos entre risas y recuerdos. Y se inicia la isquemia de palabras rotas.

… y acudo a ésta bitácora particular, entre aliento y a aliento. Sin buscar remedio, y necesitándolo.


Disculpen la parquedad de palabras, es la afonia.







2 comentarios:

Skyline dijo...

hola como estas, me ha gustado mucho que te pasaras por mi blog,yo había perdido tu dirección, porque cerre el blog por un tiempo, y cuando lo volví a abrir ya no tenía mis favoritos ni los comentarios para poder encontrar el link, así que me ha venido de maravilla que te pasaras por allá.
Ahora si no te molesta te agrego a mis links.
No te pongas mal por tu estado de ánimo, a veces es así, uno no quiere estar triste, se reciste, e intenta estar de buen ánimo pero parece tremendamente difícil.
Y de repente un día ni te lo cuestionas y te sientes mucho mejor.
Y de cualquier forma si piensas que ya no lo puedes llevar sola, de más esta decirte que no dudes en recurrir a un profesional, terapeuta o lo que consideres más adecuado, que de seguro te harán muy bien.

Un beso enorme y mucha mucha fuerza.

Gabiprog dijo...

Hay capítulos que parecen inacabables, pero la vida afortunadamente incluso llega a tener muchos volúmenes. Sonara tópico eso del tiempo, y eso de que las lagrimas de hoy esbozaran una tímida sonrisa en el futuro, pero lo cierto es que aquí estamos siempre, para decidir, para tener voluntad, para luchar... ¿fácil? Me temo que no esta en el contrato...

Un fuerte abrazo.