lunes, 20 de octubre de 2008

Claridad...




El sol de la mañana atravesó el parque,
las calles, el balcón, nuestra ventana.
Se escurrió entre cristales, y acarició tu rostro.
Lo iluminó tenue y cálido.


Me quedé quieta observando el desorden de tus rizos.
El espléndido ébano de tu cabello en la almohada, la luz del amanecer.


Y te acaricié en silencio, cuidándome de no romper tu sueño.
Y observé tus hombros desnudos,
fuertes y sensuales elevándose con cada respiración.

Modifiqué el ritmo de mi aliento, al unísono con el tuyo.
Tus pestañas inmensas parpadeando un océano calmado,
y mis suspiros al pensar en espiarte dormido.
Tu boca, tus deliciosos labios, la ternura de sus besos,
me estremecía al mirar su perfección y dulzura.

La quietud y magia en tu torso desnudo,
mientras yo suplicaba al reloj una tregua.
… y en una de mis caricias, tu nariz se empezó a arrugar graciosa.
Mientras, tus mejillas dibujaban sonrisas, en tu cara y la mía.
Estabas naciendo al día,
Somnoliento me buscaste,
abriste los ojos y las manos.

Encontré refugio en tu pecho y en nuestro mundo sin segundos
En la calle seguía amaneciendo,
pero…
… en tu abrazo no existe el tiempo.

6 comentarios:

MARIO ALONSO dijo...

Romanticismo puro y duro... bonito... pero me quedo con dos frases extraordinarias: "Nuestro mundo sin segundos...", "en tu abrazo no existe el tiempo".

Un saludo.

anabuscaunsitio dijo...

sabes... kizás yo sea entonces la persona más critica, pq odio lo q escribo :P tengo miles de cosas escritas y no suelo subir ninguna simplemente pq no me gustan.
TU entrada es preciosa.
Las poesías sin metricas son las más me gustan, te dejan expresarte libremente.
Y sobre todo adoro el final, creo q me lo voy a coger de frase para el msn y todo

Nel.la dijo...

Qué bonito. Me has dejado sin palabras...
Tienes un talento increíble para sacar los sentimientos y hacerlos llegar hasta nosotros.

También tu anterior entrada me ha dibujado una sonrisa algo triste en el rostro, eso sí, entremezclada con alguna lágrima que amenazaba con empañar la pantalla. Es tan puro, tan inocente el corazón de los niños... llega a estremecer de tanta ternura. Espero que tu padre esté bien. Muchos ánimos.

Me alegra que me "encontraras". A partir de ahora me confieso fan de tus escritos.

My dijo...

me has hecho sonreir..
esto, hoy, era mucho.
era mucho para mi.

gracias..
me gusta esa frase de..
desordenando tus rizos..

qué lindo todo lo que has escrito.
me encanta.

un abrazo.

Gabiprog dijo...

La luz entro por la ventana, pero no acuchilló la oscuridad, simplemente la lleno de caricias.
Dulce despertar...

Un abrazo fuerte!

Navegante Del Alma dijo...

Un desarrollo perfecto le diste a este relato, envidiable. Encantador y delicado.
Un gusto navegar tu sitio.
Más beso.